Rogelio Portal Tejo

En 1996, obtiene el título de Licenciado en Diseño Gráfico en el Instituto Superior de Diseño de La Habana (ISDI), donde continua trabajando como profesor al finalizar sus estudios. En esta época, junto al interés por los viajes, nace su interés por la fotografía, como un medio con el que intenta plasmar sus experiencias y expresar su modestas inquietudes artísticas.

En el año 1999 coincidiendo con el cambio de siglo se traslada a Barcelona y a partir del 2004 se establece en Tarragona, donde reside actualmente. Aquí  retoma su afición por el retrato, los reportajes de bodas, el trabajo con modelos y la fotografía publicitaria. Hasta el día de hoy desarrolla su labor como freelance para multitud de clientes, tanto en el ámbito de la fotografía como en el del diseño, este último gestionado a través de su estudio Assumptes de Disseny. También colabora con centros de enseñanza, en temáticas relacionadas con  el diseño y la fotografía.

La fotografía de Rogelio Portal por Patrice Loubon (fragmentos)

“El trabajo de Rogelio no es simplemente el de alguien que copia la realidad calidoscópica y transitoria del mundo; su percepción trata a la vez sobre lo que siente, piensa e imagina: lo que está representado es más real que lo real. Para Baudelaire este «más allá» de lo real, este «surrealismo», es sinónimo de «modernidad», visto lo que «puede contener de poético lo histórico, y de eterno lo efímero». El trabajo de Rogelio Portal tiene esta naturaleza híbrida: fuente de interrogación espontánea, curiosidad y «savoir faire» afirmado. Lejos de la foto-reportaje y de su creencia ciega en la potencialidad de las imágenes para comunicar información y verdad, las fotografías de Rogelio se presentan a la vez como estudios formales y colección de impresiones. Drama de fondo reposando sobre el trazo (del cuerpo en movimiento, de la sombra) o la presencia efectiva del ser humano, precisando la posición intelectual y moral del autor.

Las fotografías de Rogelio Portal, como murmullos de lo real, nos susurran historias divertidas de un mundo que no es exáctamente nuestra realidad… Cuando, por el contrario, la exposición es de corta duración, el tiempo parece suspender su vuelo… y tomar otra dirección, superando los límites que la razón le asigna. En otros casos Rogelio parece sometido, absorbido, e integralmente fascinado por aquello que se desarrolla delante de si.

Patrice Loubon
Negpos photographie contemporaine
Francia. 2001.